Productora Pulso Films: Desde Pudahuel con grandes proyectos

Productora Pulso Films: Desde Pudahuel con grandes proyectos

Carlos Becerra, estudiante de enfermería de 18 años y Marta Bachmann de 14 y alumna de 1º Medio, son dos jóvenes que integran Pulso Films, productora juvenil que es parte de los talleres de cine comunitario Aquí Nos Vemos. Ellos se reúnen todas las semanas junto al resto de los integrantes del grupo en el CESFAM Pudahuel Poniente, en un principio para aprender y luego para poner en práctica todo lo aprendido en el taller.

Pese a un lento comienzo, con integrantes que no siempre asistían y con personas que tuvieron que irse por motivos personales, con el paso de los meses han logrado formar un consolidado grupo y con la ayuda y apoyo de sus monitores, han logrado realizar varios trabajos audiovisuales y ya tienen muchos proyectos en carpeta para continuar con más realizaciones, según ellos mismos nos cuentan.

¿Cuánto tiempo llevan asistiendo a los talleres y cómo se enteraron que existían?

Carlos: Llevo aproximadamente 4 meses en el taller, porque empecé después que comenzaron todos. Me enteré por un amigo, Pablo, que antes venía a los talleres y que un día me pidió que lo acompañara a una actividad que tenía en el taller y lo acompañé, entonces ahí me preguntaron si me quería unir y yo les dije que bueno, porque se veía entretenido y me quedé.

Marta: Yo empecé a venir a los talleres en mayo de 2017. El taller empezó como hace dos años, pero al principio no funcionó mucho, na había mucha gente, pero este año ya nos consolidamos como grupo.

¿Tenían experiencia en temas audiovisuales antes de entrar al taller?

Carlos: La verdad no, siempre me ha gustado sacar fotos, pero tener una cámara en las manos y sacar fotos de verdad, nunca.

Marta: Muy poco, al principio cuando llegué el año pasado, el taller no era aquí, era por Neptuno y ahí como que no funcionó mucho, la calidad era más baja y era todo más básico. En cambio ahora como que profundizamos un poco más en cada tema, pero en realidad no tenía mucha experiencia anterior. Igual mi mamá es fotógrafa, entonces me ha ayudado un poquito, entonces por ahí tenía un poco de conocimiento por ese lado.

¿Cómo ha sido la experiencia de cada uno en los talleres?

Carlos: La verdad me ha gustado mucho, me encanta, porque he aprendido a usar las cámaras, a usar audio, a sacar fotos que realmente sean buenas, casi profesionales, a editar y todo eso me ha gustado mucho.

Marta: A mí me también me gusta mucho, porque me ha ayudado a decidir qué quiero estudiar y hacer lo que me gusta. Además me ha ayudado a tener más personalidad y también en mi estado de ánimo, si estoy mal yo sé que aquí voy a encontrar gente que me va a apoyar, entonces me ha ayudado en todo ese tipo de situaciones.

¿Qué han significado los talleres para ustedes en su vida cotidiana?

Carlos: Venir acá me alegra los días, me quita el stress, aparte Adrián y la Carolina (monitores) y los demás chiquillos del grupo son como una familia por así decirlo y ahí siempre hay apoyo.

Marta: A mí me gusta mucho, porque por lo menos a mí, me sacan de la casa, porque estoy encerrada todo el día. Entonces me ayuda a salir, a conocer a más gente y eso me gusta mucho. Yo me relaciono con casi pura gente de mi edad, entonces me ha servido para compartir con gente más grande y que me pueden ayudar en caso de algún problema. A mi mamá le encanta que venga porque me saca de la pieza y el celular.

¿Cuántos son en total actualmente en Pulso Films?

Carlos: Somos alrededor de cinco personas, al principio éramos más, pero algunos se fueron. Por ejemplo Pablo, que era quien más marcaba en el grupo y es quién me invitó a mí, se fue de Santiago, entonces se tuvo que salir del grupo hace poco.

¿Consideran importante la oportunidad de tener estos talleres de cine cerca de tu barrio y en el consultorio?

Carlos: Sí, la verdad es que sí. Como dije antes ayuda sacarse el stress, los jóvenes de ahora viven con muchos problemas y esto sirve para cambiar la rutina. Además nos sirve harto para aprender sobre el uso de cámara y las demás cosas, es algo súper bonito. En ese sentido encontré súper novedoso tener un taller de cine en el consultorio, es como nada que ver, nunca me lo imaginé en realidad, entonces lo encontré genial.

¿En qué lado se sienten más fuerte dentro de la productora?

Marta: A mí me gusta más escribir la historia, para grabar tengo muy mal pulso, para editar tengo muy poca paciencia y para actuar soy muy tiesa, entonces sirvo más para escribir.

Cuéntennos sobre el nuevo proyecto que están haciendo, ¿de qué se trata?

Carlos: Estamos trabajando en un cortometraje, en estos momentos nos estamos consiguiendo las locaciones y nos faltan algunos lugares que son súper importantes para el proyecto, como lo son la peluquería, una fuente de soda y un lavaseco. Tenemos casi todo listo. El guión literario, el guión técnico, las cartas y todo eso. Nosotros creamos las historias, con ayuda de los monitores igual, pero son historias nuestras. También hicimos hace poco un spot, que se trataba del suicidio y a la gente le gustó mucho, se emocionaron al verlo y nos dijeron que para estar recién empezando, estaba súper bien.

¿Qué desafíos tienen como grupo para el futuro?

Carlos: A todos nos gustaría seguir en los talleres y así como nosotros entramos y nos invitaron, nos gustaría hacer lo mismo con otras personas, que se sientan como una familia, que tengan apoyo y que puedan aprender como aprendimos nosotros. Apoyar una nueva generación de Pulso Films es la idea y queremos seguir con muchos más proyectos, por ejemplo, ahora estamos haciendo un foto reportaje, que lo hicimos en Valparaíso con la historia de Emile Dubois, que era un asesino, además de “Un paso al olvido”, que es el corto en el que estamos trabajando como grupo.

El importante apoyo de los profesionales

Carolina Barra es asistente social, funcionaria del CESFAM Pudahuel Poniente y trabaja con los chicos desde que comenzaron a asistir a los talleres, los cuales son parte del Programa de Espacios Amigables para Adolescentes del Servicio de Salud Occidente, donde ella es la encargada en el lugar.

Ella comenzó a trabajar con los participantes en marzo de 2017 y según indica, en un principio al grupo le costó consolidarse más que nada por problemas que tenían algunos para asistir. “Tenemos chicos que tienen muchas ganas de venir, pero muchas veces no pueden, tenemos tres que trabajan, entonces no siempre pueden venir y dentro del espacio tenemos que permitir eso y flexibilizar un poco”, señala.

¿Desde tu punto de vista profesional sirve este espacio para los jóvenes?

Yo creo que sí, porque es un espacio donde ellos se pueden desarrollar con temáticas que les llaman la atención, pero más allá de atender algo, ellos pueden ir creciendo como personas, porque acá los chiquillos, se ha visto en algunos casos que han ido madurando, han ido desarrollando habilidades que ellos desconocían y que podían aprender. También el tema del desarrollo de las habilidades sociales es importante, se ha ido fortaleciendo el tema de la confianza, la autoestima y las relaciones interpersonales que ellos pueden tener. Lo otro es que es un espacio donde ellos pueden conversar de mil cosas y a veces los espacios como la escuela o la familia, no los abordan de la misma manera. Yo creo que el taller les sirve para un montón de cosas, incluso para ir aplicando en su día a día, en su cotidianidad, desarrollar no solamente las habilidades de la parte técnica en el tema audiovisual, también el desarrollo de sus habilidades personales, fortalecerse como jóvenes pensantes, y que ellos pueden validar sus puntos de vista.

¿Cómo qué tipos de puntos de vista?

Acá los chiquillos desarrollaron un corto que hablaba sobre el suicidio y no porque ellos estén en la parada de querer cometer un acto suicida, sino porque ellos entienden de que esa no es la mejor alternativa y que hay jóvenes que si lo están haciendo. Es algo que si pasa mucho, pero que nadie lo habla y quisieron tratar la temática para que las personas empiecen a conversar y para educar respecto al tema.

¿Ellos escogen esos temas?

Hay temas que nosotros trabajamos con ellos, pero también tenemos que abrirnos a que ellos nos den sus temáticas, pero ahí vamos encausando, tampoco es como que vengan y hagan lo que quieran. Hay que desarrollar temas con ellos.

¿Qué te parece que existan estos talleres de cine en los centros de salud?

Lo bueno de esto y que es lo que busca el taller en sí, es acercar a los jóvenes a sus centros de salud, porque como no hay muchos temas que los acerquen y va más allá de un tema clínico. No solamente es sentarse en un box, que venga un profesional, una matrona, un médico, que venga a decirle qué está bien y qué está mal, sino que hayan espacios donde ellos puedan desarrollarse, conversar de lo que les pasa, hacer actividades que a ellos los motiven y que esa sea la excusa para acercarlos a los centros, porque igual necesitamos que los chiquillos tengan sus controles, que ellos entiendan que en el caso de necesitar ayuda, ellos tienen ese espacio garantizado. Muchas veces se asume que porque son jóvenes, son sanos y no siempre es así y acá en los espacios amigables lo conversamos, los escuchamos y abrimos un espacio de conversación con ellos y tratamos de validar su forma de pensar.

Para conocer más información de los trabajos que realiza Pulso Films pueden visitar su página de Facebook: https://www.facebook.com/Pulso-Films-1517068948359741/